martes, 9 de enero de 2018

Competitividad y Finanzas Públicas, las otras caras de la moneda del aumento del Salario Mínimo

El salario mínimo es uno de esos precios que afectan muchos aspectos de una economía como: el ingreso de los hogares, la competitividad de las empresas y las finanzas públicas. Sobre el efecto del aumento del 5,9 % en el salario mínimo en los presupuestos de los hogares ya se ha discutido relativamente mucho en estos días. Claramente, desde la perspectiva de los hogares el aumento de 43.525 pesos es bajo y no parece generar un cambio sustantivo en el poder de compra de los hogares. Esto llevaría a pensar que entonces el aumento debería ser más grande. Pero antes de saltar a una conclusión como esta se debe tener en cuenta las serias implicaciones que tiene sobre las finanzas públicas y las empresas un aumento más grande. En el sector público, buena parte de los salarios se expresan en salarios mínimos o la negociación de su aumento se encuentra influenciada por el aumento del salario mínimo. Así, es fácil prever que, aún si no existiese un nuevo puesto de trabajo en el sector público en 2018, la nómina del sector público estaría aumentando en un 5,9%. Adicionalmente, las mesadas de las pensiones aumentan con el salario mínimo y buena parte de estas se financian directamente por el presupuesto nacional. Los colombianos dedicaremos aproximadamente el $41.1 billones de pesos del Presupuesto General de la Nación (GNP) de la nación para pagar las pensiones; es decir, aproximadamente el 17,4 % del GNP para 2018. Esta cuenta aumenta si el salario mínimo aumenta. Esto no es despreciable dada la apretada coyuntura de las finanzas públicas. Así, cuando se aumenta el salario mínimo también existe una presión sobre el presupuesto nacional y en últimas se tendrá que escoger de donde sacar el dinero que cubrirá el aumento: de gastar menos en inversión pública, educación, salud o gasto social, de disminuir los empleados públicos, de aumentar los impuestos o de endeudarse más. Las tres últimas opciones parecen cerradas para 2018. Así que pensar en un aumento mayor en el salario mínimo implicaría un gran impacto sobre la inversión y el gasto social. Para un empresario el aumento del salario mínimo implica un aumento de los costos de la nómina. En especial, para las pequeñas y medianas empresas la nómina puede implicar un porcentaje sustancial de sus costos de producción. Así, un aumento en el salario mínimo implicará un desbarajuste de las ya asfixiadas finanzas de las pequeñas y medianas empresas. Para contrarrestar los salarios más altos de los empleados, las empresas se verán ante una disyuntiva: aumentar los precios de los bienes que venden o recortar la nómina para mantener los costos a raya. Aumentar los precios no es tan sencillo, pues en la mayoría de los casos se puede estar enfrentando en los mercados tanto locales como internacionales a bienes producidos en otros países por empresas que no están enfrentando ese aumento en los costos. Es decir, podrían estar en una situación en la que los productos colombianos suban y los extranjeros no, conllevando a una reducción en las ventas, la disminución de los ingresos y una rentabilidad más baja. En las economías abiertas al comercio exterior como la colombiana, trasladar los mayores costos internos a precios tiene sentido si existe una fuerte devaluación. Es decir, cuando el dólar está subiendo de precio rápidamente, de tal manera que los precios de los productos importados en el mercado local también están subiendo por el efecto de la tasa de cambio. Pero ese no es el escenario en Colombia en la actualidad. Es decir, que los empresarios podrán subir sus precios, pero no desbordadamente, porque perderán competitividad. Esto implica que el aumento en sus costos probablemente no se podrá trasladar totalmente a los precios. En este escenario, un aumento del salario mínimo mayor puede implicar empresarios con menos recursos. De tal manera que se enfrentaría a decisiones de disminuir o eliminar las mejoras en maquinaría y equipo, las nuevas contrataciones, las bonificaciones, el servicio de la deuda y la producción. Así, la decisión de subir el salario mínimo no es una decisión fácil e implica un fino balance entre los efectos de corto plazo sobre el poder de compra de los hogares, la estabilidad de las finanzas públicas y la competitividad de las empresas. No es una tarea fácil. (Una versión de esta columna de opinión fue publicada en el diario el País de Cali)

jueves, 25 de mayo de 2017

PIB: Los resultados no son buenos.

El crecimiento del 1,1%del PIB del primer trimestre entre 2016 y 2017 es un resultado malo en el contexto colombiano y malo si lo comparamos con el resto del mundo. Veamos. Si se tiene en cuenta que el año pasado el PIB creció para el mismo periodo un 2,7%, en 2015 2,6% y en 2014 un 6,4%, la cifra claramente muestra una desaceleración de la economía. Es decir, la tendencia no es buena. Es más, en lo corrido de este siglo, solo en 2002 se presentó un crecimiento menor al experimentado este año; crecimiento que fue de 0,8%. Adicionalmente, el crecimiento de este primer trimestre es idéntico al del primer trimestre de 2009. Un trimestre después de la crisis financiera mundial. Veamos en detalle que explica este resultado. El sector de minas y canteras cayó 9.4%. Este sector claramente está en contracción, y va en picada. El primer trimestre de 2000, el sector de minas y canteras representaba el 8,5% del PIB; ahora en 2017, este sector representa el 6,0%. Es decir, en 17 años perdió casi dos puntos y medio porcentuales de peso en el PIB. Y las perspectivas de este sector para lo que resta del año no son mejores. Esta caída se vio contrastada por el sorprendente comportamiento del sector agrícola que presentó un aumento en su valor agregado de 7,7% frente al primer trimestre de 2016. Este crecimiento es el mejor del siglo para el primer trimestre y aparece después de un año 2016 en el que el sector agrícola prácticamente no creció. Lastimosamente, este segundo trimestre no se puede esperar el mismo comportamiento del sector por la ola invernal. Por otro lado, el sector de la industria creció apenas un 0,3%, frente a un crecimiento de 4,3% del año pasado. Este resultado no fue peor, gracias al subsector de la industria denominado “Fabricación de productos de la refinación del petróleo y combustible nuclear” que creció en el primer trimestre de 2017 frente al mismo periodo de 2016 en un 9,3%. Este crecimiento se explica por la entrada en funcionamiento de parte de la refinería de Cartagena (REFICAR). Este efecto ya se había experimentado con mayor fuerza en 2016 cuando el crecimiento de ese subsector fue de 17,3% y la planta empezó su operación tras la ampliación. A medida que REFICAR entre totalmente en funcionamiento, este empujón al crecimiento del sector industrial desaparecerá. Así, el ritmo de crecimiento de la industria no parece sostenible. El otro sector que llama la atención es la construcción con una caída del 1,4%. Lo interesante es que la construcción de viviendas y edificaciones cayó 7,1% frente al mismo periodo de 2016. En 2016, el crecimiento de la construcción de vivienda y edificaciones era un sorpresivo 11,5%. Claramente la vivienda no seguirá jalonando este sector en lo que resta del año. Las obras civiles mitigaron la caída de la construcción con un crecimiento del 3,5%. Así, la dinámica de la construcción dependerá en lo que resta del año de las grandes obras civiles conocidas como las 4G. Ahora bien, estos resultados en el contexto internacional son malos. A diferencia de lo que observábamos el primer semestre del año pasado, cuando la economía colombiana solo era sobrepasada en su crecimiento por tres países: China, Perú y España. Este año, de los 27 países que ya reportaron cifras de crecimiento del PIB para el primer trimestre, nuestro resultado solo supera a cinco países: Noruega (0,9%), Francia (0,8%), Italia (0,8%), Chile (0,1%) y Grecia (-0,5%). Es decir, ¡del pelotón puntero hemos pasado a la cola! Así, en ese contexto el resultado de 1,1% no es bueno. En conclusión, los datos oficiales muestran de manera clara que la economía colombiana se desaceleró y al final del año difícilmente alcanzaremos un crecimiento del 2%. (Esta columna de opinión fue publicada en el diario el País de Cali el 25 de mayo de 2017)